En 1840 la familia Corrons inicia en Barcelona sus actividades en el campo de la óptica  

 

Desde entonces hasta nuestros días una larga serie de descendientes, hermanos, hijos, nietos y bisnietos han continuado la labor. Por la extensa documentación encontrada podemos dar fe de la gran personalidad y categoría científica de ellos.

En 1849 en la Guía General de Barcelona se cita y bajo el epígrafe de ópticos a Luis Corrons uno de los iniciadores de una autentica profesión de ópticos en el país.

Quizás por ser pocos los ópticos que existían en aquellos tiempos una aura mágica nimbaba el ejercicio de la profesión que a mucha gente le parecía un misterio.

Aparatos tales como el optímetro monocular el refractómetro y el oftalmómetro que el óptico don Luis Corrons importaba en 1860 de Estados Unidos y los espejos de esquiascopia que se usaban con la luz de un quinqué son una prueba evidente de que los ópticos avanzados de aquellos tiempos ya estaban en vanguardia de la profesión y usaban para su trabajo los último adelantos. Adelantos que en 1853 eran como la última maravilla del Universo.

De este óptico ejemplar del siglo pasado don Luis Corrons hemos podido encontrar un interesante opúsculo de divulgación que publicaron en su día y del que merece la pena reproducir alguna de sus partes.

 

El Sr. Corrons encabezaba su librito con estos titulares:

Establecimiento de óptica y física creado en 1850 por Don Luis Corrons óptico oculista de sus Majestades y Altezas

La lectura de la primera pagina del opúsculo que Don Luis Corrons, óptico de sus majestades y altezas publica en 1860 ya nos da una idea de la magia que envolvió al personaje. La serie de consejos para la vista no tiene desperdicio, con estilo sencillo y ameno explica los mágicos misterios de los cristales ópticos de roca del Brasil, las terribles enfermedades de la vista y una larga serie de curiosos aparatos que van desde: el pararrayos, hasta los flotantes magnéticos de Lethuillier y Pinel, pasando por la linterna mágica, capaz de proyectar bellísimos y fascinantes cuadros con efectos de disolución y bello colorido, figuras de movimiento para fantasmagoría. Releidoscopios, aparato interesante para fabricantes de pintados, tejedores de velos y colegios de señoritas, por la inmensidad de dibujos que dicho aparato proyecta con sus elegantes colores...

La gran óptica del Sr. Corrons debió de ser un mundo de ensueño...

La calidad humana el gran óptico se hace patente en unas palabras sobre el sentido de la vista que transcribimos a continuación

La vista nos pone en relación con la naturaleza entera y nos permite contemplarla en su infinitos pormenores y en su majestuoso conjunto. Gracias a los poderosos instrumentos que la ciencia perfecciona día a día la vista descubre, de una parte, las maravillas del mundo invisible o microscópico, ignorado hasta no hace mucho y quizá mas admirable que el que descubrimos con los ojos y de otra, nos hace penetrar en la inmensidad de las regiones cuyos limites se retiran de nosotros a media que va ensanchándose nuestro progresivo alcance.

Los ojos están constituidos por al dilatación del nervio óptico y se les puede considerar como una expansión del cerebro, centro nervioso en el cual reside y funciona nuestra alma: así puede decirse que los ojos son las ventanas por las que asoma fuera de su prisión carnal la parte inmaterial sensible y pensadora de nuestro ser y puede asegurarse que la vista es la mirada del alma. Por medio de los ojos formamos en efecto gran parte de nuestras apreciaciones y de nuestro juicios acerca de los hombres y de las cosas y sobre todo cuanto nos rodea. 

Los ojos son igualmente el espejo del alma, cuyas pasiones más vivas y movimientos mas tumultuosos expresan, como expresan también las mas gratas emociones y los sentimientos mas delicados: espejo mágico que los expresa con toda su limpieza y fidelidad, como lo espejos ardientes de Arquímedes y los 

refleja y trasmite mediante cierta radiación magnética a otras almas.

Como dije al principio, la vista es nuestro sentido más útil: no puede decirse que sea indispensable para la vida, pero si que constituye todo su hechizo, todo su precio. Es un bien cuyo valor, igual que sucede con todas las demás cosas, no se aprecia hasta que se ha pedido

DIORAMA

El Diorama invención muy olvidada hoy en día se debe a Daguerre que ha pasado a la historia como el como el inventor de la fotografía.

Divertimento popular creado en Paris el Diorama daba la impresión de tres dimensiones y creaba efectos atmosféricos gracias a la acción de la luz sobre una serie de telas pintadas de simple estilo realista.

Asi el Diorama de doble vista que presentaba Luis Corrons en Vic constaba de nueve vistas: La Plaza del Vaticano y el Palacio de Pío IX, la Iglesia de la Magdalena de Paris, los Claustros de San Trofim de Arles, la capilla de santa Rosalía en Palermo etc...

Colocados en magnifica tribuna, en una sala oscura, los espectadores veían desplegarse ante su vista la belleza de un paisaje que con los efectos especiales de la luz podían trasformar un día sereno en los naranjas violentos de una puesta de sol produciendo también maravillosos efectos de perspectiva.

El mundo cotidiano parecía así realmente transfigurado para el publico haciendo del Diorama una de las diversiones mas populares de Europa de aquellos tiempos y el precursor de la cinematografía. Las programaciones de los dioramas eran variadas y capaces de satisfacer el afán del publico de la época romántica de conocer paisajes, monumentos y lugares exóticos que se alternaban con hechos históricos y contemporáneos importantes y personajes famosos. 

 

CURIOSIDADES