CAPITULO XIX

Debemos intentar averiguar que camino y que método nos conducen mas rápidamente al nuevo conocimiento. Ya hemos establecido esto con respecto al camino emocional  pero ¿cómo podrá el camino intelectual llegar a las nuevas formas de conocimiento?

Primero de todo ¿qué es el nuevo conocimiento? Es la percepción directa mediante el sentimiento interior. Yo siento directamente mi dolor, el nuevo conocimiento puede hacerme sentir como mío el dolor de otro hombre. El nuevo conocimiento es en sí una expansión de la experiencia directa. Nuestro conocimiento objetivo consiste en la ciencia y la filosofía.

La ciencia se encontró con obstáculos a cada paso porque estudia los fenómenos, pero cuando trata de pasar al estudio de las causas se enfrenta a la pared de lo desconocido. La cuestión es: ¿Esto es incognoscible o lo es sólo para los métodos de nuestra ciencia?

La cantidad de hechos desconocidos que la ciencia encuentra aumenta rápidamente y lo desconocido amenaza tragarse a lo conocido. El progreso de la ciencia puede definirse como un crecimiento rapidísimo de las regiones de la ignorancia, en el pasado no hubo menos ignorancia que ahora pero la ciencia entonces no sabía que era lo que ignoraba. Ahora pronto lo que no conoce superará lo que conoce. Y pronto la ciencia se peguntará ¿dónde estoy?

La matemática niega realmente al positivismo y aunque fue incluida en el ciclo de las ciencias positivistas por error pronto será el arma principal contra el positivismo, sistema que afirma que el estudio de los fenómenos nos puede acercar a las cosas en si y entender sus causas y que niega la existencia del lado oculto de la vida.

Esto no se conoce todavía pero se conocerá.

Así habla un positivista cuando se le muestra algo oculto, pero sus razonamientos se basan en la mas profunda ilusión. Esta afirmación seria correctísima si una multitud de cuestiones fundamentales no permaneciera tan oscuras como en los tiempos en que la ciencia no existía. Tales cuestiones son: la vida y la muerte, los problemas del tiempo y el espacio, el misterio de la conciencia etc. Todos podemos tratar de no pensar en la existencia de estas cuestiones y olvidarnos de ellas como habitualmente hacemos. Pero esto no las disipa. Continúan existiendo. Y vemos que nuestro método científico que puede establecer la composición química de las estrellas distantes no puede en cambio decirnos lo que piensa el hombre que esta a nuestro lado porque la ciencia exacta jamás penetró y jamás penetrará en el mundo que esta mas allá de los limites de la experiencia orgánica corriente.

Si la ciencia hubiera dado un solo paso en esa dirección entonces podríamos admitir que la ciencia esta avanzando. Pero como no lo dio jamás, estamos justificados al pensar que jamás lo dará. El mundo de la experiencia mas allá de los cinco sentidos esta cerrado a la investigación objetiva porque ninguno de los cinco sentidos puede descubrir todo lo que existe. El error del positivismo consiste en que reconoció como existente solo lo que existe como él lo entiende y empezó a negar la existencia de todo el resto.

¿Qué es pues la objetividad?

Podríamos definirlo así: Debido a las propiedades de nuestra percepción, segregamos una pequeña cantidad de hechos que representa al mundo objetivo, pero esto de ningún modo represente TODO LO QUE EXISTE. La extensión en el espacio y la extensión en el tiempo es la primera condición de la existencia objetiva. Porque las formas de la extensión de una cosa en el espacio y su existencia en el tiempo son creadas por el sujeto que percibe la cosa y no a la cosa misma. La materia es tridimensional porque la tridimensionalidad es la forma de nuestra percepción. La materia de cuatro dimensiones significaría un cambio en la forma de nuestra percepción.

Nuestra materia no nos permite mas que una cierta cantidad definida de fenómenos contenido en un definido intervalo de tiempo. La necesidad de selección es quizás el signo más visible de la materialidad. Fuera de la materia la necesidad de selección desaparece. Y así podemos imaginar a un ser capaz de vivir y de sentir fuera de las condiciones de la materialidad. Podría contener simultáneamente cosas que desde nuestro punto de vista son incompatibles y mutuamente excluyentes. Podrá estar en diversos lugares a la vez asumir diferentes aspectos cumplir al mismo tiempo acciones contradictorias y excluyentes. La materia no es una circunstancia sino una condición.

El conocimiento objetivo puede desarrollarse indefinidamente con la perfección de aparatos y métodos de observación e investigación pero no puede traspasar los limites de la esfera tridimensional (condiciones del espacio y del tiempo) porque es creada por estas condiciones y estas constituyen las suyas propias Ningún aparato o maquina las superará pues si lo logra se eliminará así mismo. Solo una violación de las leyes del mundo tridimensional representará una victoria sobre el mundo tridimensional mismo. Es necesario recordar que el conocimiento objetivo no estudia lo hechos sino representaciones de hechos.

A FIN DE QUE ESTE CONOCIMIENTO TRASCIENDA ESOS LIMITES ES NECESARIO QUE CAMBIEN LAS CONDICIONES DE LA REPRESENTACIÓN. Mientras esto no ocurra se reducirá a los limites de una esfera tridimensional infinita. Puede viajar hasta el infinito por los radios de la esfera, pero no traspasará el dominio del que nuestro mundo tridimensional es una sección. Y si nuestra percepción estuviese aun más limitada el conocimiento sería aun más limitado. Es imposible transmitirle a un perro la idea de que la tierra es redonda o la distancia entre los planetas. Su conocimiento objetivo es aun más personal que él nuestro y la causa radica en su mente limitada. El conocimiento objetivo depende de las propiedades de la mente. Por supuesto hay una diferencia enorme entre el conocimiento de un salvaje y de un erudito, pero ni otro supera los limites de la esfera tridimensional para salir de él es necesario expandir la percepción. ¿Es posible expandir la percepción?

Plotino el famoso filosofo alejandrino el siglo III afirmaba que: para el conocimiento perfecto el sujeto y el objeto deben unirse. Pues aquello que se ve es la misma cosa que es vista. Por supuesto no debe entenderse ver de forma literal.

¿Qué formas de conciencia hay? La filosofía india distingue cuatro estados de conciencia: sueño, sueños, estado de vigilia y estado de conciencia absoluta.

El sueño era el éxtasis, a partir de él se olvidaba de sí, en el sueño profundo del que despertaba a la inconsciencia en el mundo interno de los sueños, de ellos ingresaba al estado de vigilia donde la conciencia esta rodeada por las cosas construidas por los sentidos, aceptando al mundo fenoménico como realidad y considerando como irreal a todo el mundo subjetivo. Cuando gradualmente convencidos de la razón de la irrealidad de los fenómenos empezamos a entender que todo el mundo fenoménico es también subjetivo entonces tiene lugar en la conciencia una revolución completa. Lo que antes se consideraba real se vuelve irreal y lo que se consideraba real se vuelve real.

La transición en el estado absoluto de conciencia es UNIÓN CON LA ETERNIDAD, VER A DIOS, SENTIR EL REINO DE LOS CIELOS, INGRESO EN EL NIRVANA.

Todas estas expresiones de las religiones místicas traducen el hecho psicológico de una expansión en que la conciencia lo absorbe todo dentro de sí.

"La gota del rocío se desliza dentro del mar brillante" dice Sir Edwin Arnold pero quienes atravesaron esas maravillosas experiencias saben que aunque parezca paradójico la sensación es exactamente al revés y que de algún modo el océano se derramó dentro de la gota. Esto ocurre porque la conciencia nunca desaparece, solo cambia de forma, y así perdemos el medio de averiguar su existencia. Una gota de conciencia que se funda con el océano de la conciencia percibe al océano pero a través de esto no deja de existir. Por lo tanto el océano es absorbido por la gota.

En las epístolas de Plotino hallamos un esbozo psicológico que se basa en esta teoría.

"Los objetos externos solo se nos presentan con apariencias. Puede decirse que respecto a ellos tenemos más opinión que conocimiento.

Las distinciones del mundo real de la apariencia solo son importantes para los hombres corrientes y prácticos pero la realidad existe tras la apariencia. El objeto percibido no es algo diferente de la mente que lo percibe de lo que se deduce que la verdad no ha de investigarse como una cosa externa a nosotros. Esta dentro de nosotros mismos. Los objetos que contemplamos y lo que los contempla son los idénticos. Ambos son pensamientos. El sujeto no puede conocer algo distinto de sí. El mundo de las ideas esta dentro de nuestra inteligencia, por lo tanto la verdad es el acuerdo de la mente consigo misma. El hombre sabio conoce la idea del bien dentro de él y lo logra retirándose dentro de su propia alma. Su objeto debe ser concentrar y simplificar para expandir su ser y así flotar rumbo a la fuente divina cuya corriente fluye dentro de él.

Solo se puede comprender el Infinito mediante una facultad superior a la razón. Entrando en un estado en que tu ya no eres mas tu yo finito. Esto es el éxtasis: La liberación de tu mente respecto a su conciencia finito. Lo semejante solo puede aprender lo semejante cuando cesas de ser finito te unes con el infinito. Pero ese estado sublime es poco frecuente y no de duración permanente.

Todo lo que tienda a elevar la mente te acercara estos intervalos felices. El amor por la belleza que exalta el poeta. La devoción hacia al Uno y el ascenso de la ciencia que constituye la ambición el filósofo. El amor y las plegarias con las que el alma tiende a la perfección.

Estos son los grandes caminos que condicen hacia la altura por encima de lo real y lo particular.

Según dice Plotino, en la visión de Dios lo que ve no es nuestra razón, sino algo anterior y superior a nuestra razón, quien de esta manera ve,no imagina dos cosas: lo que ve y lo que ha visto, sino que cesa de ser el mismo y absorto en Dios se hace uno con él. Como un centro de un círculo que coincide con otro centro.

 

ENTRAR EN EL CAPITULO XX