CAPITULO I 

Kant estableció que las cosas existen independientemente del tiempo y del espacio pero nunca podemos percibirlas fuera del tiempo y del espacio.

Así pues tiempo y espacio no son propiedades del mundo sino propiedades de nuestra percepción del mundo por medio de los órganos de nuestros sentidos.

Por consiguiente el mundo, a parte de nuestra percepción de él, no tiene existencia en el tiempo ni extensión en el espacio.

Somos nosotros los que los investimos con estas propiedades cuando lo sentimos y percibimos.

Visualizamos la realidad continua en forma de una serie de momentos consecutivos del tiempo.

Necesitamos hacer esto porque una cosa que no tiene extensión en el espacio no ocupa cierta parte de este espacio y si no existe durante cierta extensión en el tiempo, no existe para nosotros.

Pero esta división sólo está en nuestra percepción o sea en nosotros y no en las cosas mismas.

No sabemos si para un organismo constituido diferentemente nuestro mundo sería completamente distinto.

Por lo general pensamos en el tiempo y es espacio solo mediante representaciones y cuando pensamos en conceptos ya pensamos fuera del tiempo y del espacio.

Por ejemplo: Cuando decimos esta mesa, no solo representamos en el tiempo y en el espacio, pero cuando decimos un objeto hecho de madera, esto se refiere a todos los objetos de madera de todo el mundo y todas las épocas o sea fuera del tiempo y del espacio

Es incorrecto decir que no sabemos pero luego sabremos mas hasta llegar a la comprensión total del mundo, porque nuestro conocimiento no es una brumosa representación del mundo real sino una representación muy vivida del mundo irreal.

Kant reconoce un mundo de causas fuera de nosotros pero que no podemos percibirlo a través de los sentidos y que todo lo que nos rodea es nuestra propia creación.

No sabemos a que se parecería el mundo fuera de nosotros. Es completamente desconocido para nosotros cual seria la naturaleza de los objetos.

No sabemos mas que nuestra manera de percibirlos No sabemos como podríamos ver y medir esa extensión sino existe o a que podría parecer el mundo si no tiene extensión.

Si quitamos al sujeto entonces desaparecería no solo la naturaleza y las relaciones de los objetos en el espacio y en el tiempo sino inclusive el espacio y el tiempo mismos.

¿Existe realmente el mundo o solo en nuestra imaginación?   

 

ENTRAR  EN EL II CAPITULO