¿El hombre esta hecho a la imagen y semejanza de Dios?

La teoría de la evolución en al Tierra ha desvirtuado mucho la imagen de ese gran plan diseñado por un Creador benévolo que ama su obra. Se podría deducir que este plan es mas bien malévolo por parte de su creador porque ¿puede ser imaginado algo más cruel que quien se dedica a la creación de especies que para sobrevivir se aniquilan las unas a las otras?

Este pensamiento puede llevar fácilmente al ateísmo, lo mismo que este otro citado por la Iglesia Católica: El hombre esta hecho a la imagen y semejanza de Dios.

Viendo la catástrofe que ha ido llevando a cabo la humanidad contra su entorno, sus semejantes y sobre sí mismo, puede deducirse también que si Dios es el molde patrón de nuestras copias humanas, es un ser muy imperfecto y más bien sádico.

Pero también el hombre puede hacer cosas maravillosas: música, arte, técnica...puede ser altruista, caritativo, solidario, lo cual muestra una faceta completamente diferente de nuestro molde patrón. ¿Quizás la teoría bíblica de Dios y Demonio es cierta? Pero no como dos entidades diferentes, sino como una sola entidad con dos facetas distintas a las que nos parecemos tanto que un hombre puede adoptar hoy una conducta llena de bondad y sabiduría y al siguiente comportarse como el más maligno de los seres.

Esta teoría tiene su coherencia. Si somos una imagen semejante a esa dualidad Dios-Demonio, es lógico que nos comportemos del mismo modo. Volviendo a mis conjeturas anteriores, ¿estamos jugando a un pérfido juego inspirado por ese demonio que hay en nosotros y ese Dios que también hay en nosotros intenta salvarnos de nosotros mismos? Esto parece un juego de palabras, intentaré explicarlo de otra manera :¿luchamos contra esa doble imagen que llevamos dentro y que  se rechaza la una a la otra a la vez?

Si es así es un juego muy sofisticado y complejo que aun no podemos entender pero  imagino que el día que lo conozcamos  habrá terminado la partida final. Las dudas y dificultades que vamos encontrando a lo largo del camino sirven para convertir el juego en difícil y apasionante porque cuando resolvemos algo sobre nosotros mismos nos damos cuenta de que aun existe algo más profundo por resolver, como una segunda pared que surge ante nosotros cuando hemos derribado la primera.

Todas las pretendidas pruebas sobre la existencia de Dios contienen dos elementos: un desarrollo lógico intelectual y la existencia de un salto emocional. Pero la lógica cambia a medida que la ciencia también cambia y el salto emocional entre uno y otro es cada vez más corto o diríamos proporcional. ¿Será esta la meta propuesta, el final de ese juego apasionante, cruel, brutal y de momento incomprensible que es la existencia humana?

Sin duda estos razonamientos no convencen a un ateo  encerrado en la pequeñez de su propia ignorancia, el ateo cree hasta donde sabe, sin darse cuenta de la cantidad de incógnitas que aún no se pueden explicar porque no las conocemos. Los ateos son sin duda, los jugadores perezosos que dan por terminada la partida en las primeras pequeñas jugadas sin darse cuenta de que el juego es mucho más que un simple y corto juego. Los científicos absolutos no advierten que solo han descubierto una verdad relativa, relativa a sus conocimientos.

La teoría cuántica ha demostrado que las leyes del Cosmos pueden predecir probabilidades pero nunca certezas. ¿Puede entonces haber alguna prueba mayor de narcisismo que no negar la evidencia de que lo desconocido no puede afirmarse ni negarse?

Gloria Corrons