LA                  INSPIRACIÓN

 

La inspiración es una cosa latente, primero hay que ser consciente del hecho de que se tiene o no. En caso positivo ésta aparecerá, pero siempre en función el entorno y las circunstancias.

Erróneamente, muchos que escriben, incluso escritores de cierto o mucho renombre, han confundido el factor "circunstancias", ya que el entorno, si bien variable, no depende directamente de él (el escritor)

Ante todo debo hacer hincapié de que todo lo que expongo aquí es mi opinión, quizás subjetiva y no pretendo en absoluto ni generalizar ni sentar cátedra. Pero soy lector y me gusta saber a quien leo; también me interesa conocer los mínimos del escritor de turno.

Bien, pues volvamos. Las circunstancias a las que me refiero podrían ser anímicas, emocionales por factores internos o por factores externos, pero meramente y peyorativamente circunstancias.

Nunca aceptaré, eso si, como circunstancias a los que yo llamaría sujetas a cualquier adición, sea cual fuere, a eso yo lo describiría como circunstancias accidentales (pero no por accidente, sino puntuales) provocadas, y lo que se escribe en esas circunstancias nunca podrá ser sincero ni real. Eso si, fantasías concebibles solo por aquello lectores bajo esas mismas "circunstancias", me refiero al alcohol y las drogas.

Lo que se escribe bajo ese estado provocado, ¿quizás accidental? puede ser incluso bello, cándido, hermoso, placentero, instruido, profundo, trascendental, etc. pero nunca objetivo. Es más, todas las anteriores calificaciones podrían ser olvidadas por el mismo escritor justo después de firmar. Nunca podrá mantener fríamente lo expuesto y menos sentirlo con real sinceridad. Y lo que leamos aquellos escritos no encontrarán la buscada realidad de lo que en principio pretende el escritor. Estarán incluso confundidos. Tan confundidos como el que los escribió en el momento de releerlos en estado de total sobriedad. Repito que todo lo que expongo es mi opinión.

Por tanto la inspiración es un don in circunstancial que debe aprovecharse en el momento, eso sí, y aunque parezca contradicción, en las debidas circunstancias y el entorno que provoquen dicha situación.

TONY BONNE

 Sant Cugat del valles 26.05.1994