Jordi Fonolleda

Realicé esta entrevista a Jordi Fonolleda en el año 2002 y he querido volver a publicarla en mi

pagina web como modesto homenaje a un amigo que se fue, a un gran AMIGO con

mayúsculas, un hombre sensible, creativo y sobretodo bueno. Un gran artista,

fotógrafo excepcional y músico de vocación , que adoraba la historia oculta de la

piedras antiguas y la belleza de la naturaleza. Nunca podremos olvidarte Jordi.

GLORIA CORRONS

ENTREVISTA A JORDI FONOLLEDA

Como empezó la idea de coleccionar cámaras antiguas?

  • Seria el año 1981 cuando un tío mío me regaló una cámara de madera de principios del S. XX. Después de tenerla dos o tres años expuesta en mi estudio como objeto de decoración, pensé que podría estar bien buscarle compañía. Así pues empecé a mirar lo que había en ferias de anticuarios.

Hasta qué punto puede haber influido tu profesión en tu afición de coleccionar cámaras?

  • Desde luego mi profesión ha sido decisiva en esto. Es el resultado de combinar mi interés por las antigüedades en general y la profesión de fotógrafo. Es fácil deducir de qué forma puede materializarse esta combinación.

De cuantas cámaras consta tu colección actualmente?

  • No sabría decir un número exacto, para mí tiene poca importancia la cantidad, pero son alrededor de 70.

De qué año y de qué marca és la más antigua?

  • Es una MacKellen fabricada en Inglaterra en 1887, cuando la fotografía contaba con sólo 48 años de historia.

Y la más moderna?

  • Aunque para mí las cámaras modernas no tienen interés como coleccionables – según mi criterio modernas son las posteriores al año 1950 -, tengo que dejar un lugar en mi colección para dos especiales: mi primera cámara, la que me regaló mi padre por mi cumpleaños en 1973 y la que usaba mi padre cuando yo era niño.

Cual es la más valiosa?

  • En el sentido económico no tienen un valor concreto o preestablecido, como todas las antigüedades, aunque las autoridades en la materia dan en sus catálogos unos precios orientativos que se basan en su antigüedad, en su rareza o en su estado de conservación. Las que para mí tienen más valor no son necesariamente las más cotizadas en el mercado de las antigüedades. Cual es tu favorita?
  • Es difícil escoger una sola. Hay muchos tipos, estilos y categorías de cámaras y dentro de cada uno de estos grupos sí puede haber alguna que me atraiga más que las otras. Pero a todas las que tengo las quiero mucho… y lo peor es que a las que no tengo también.

Para nombrar alguna… la Ermanox, plegable tipo Klapp, alemana de 1925; la MacKellen de madera con fuelle, de 1887; la Sands-Hunter, del tipo réflex de un solo objetivo, inglesa de 1926; todas ellas están representadas en las fotos que acompañan esta entrevista.

Qué sensaciones tienes cuando cae en tus manos otra cámara antigua?

  • Esto es muy difícil de describir. Es muy fuerte la atracción que siento por estos bellos y delicados instrumentos. Cuando contemplo una cámara se establece una especie de complicidad entre ella y yo, y esto ocurre no sólo con las q veo o toco por primera vez, sino también con las q tengo de hace años en mi colección y que de vez en cuando cojo y contemplo. Una cámara antigua en mis manos puede despertar muchas emociones, incluso diría auténticos sentimientos. En una palabra, más que una afición es una pasión.
Jordi Fonolleda

Cómo consigues nuevas piezas para tu colección?

  • La mayor parte son compradas a anticuarios, algunas compradas a conocidos o amigos y otras son obsequios de amigos y familiares.

Se encuentran fácilmente cámaras antiguas?

  • No es difícil verlas en ferias y mercados de anticuarios, lo que sí es difícil es encontrar piezas realmente interesantes. En cualquier caso, interesantes o no, es indignante ver los precios que les ponen los vendedores. Me consta que en España es donde más caras se pagan, más que en Inglaterra o Francia, que es donde van a proveer los anticuarios de aquí.

En qué estado de conservación suelen encontrarse?

  • Hay de todo, aunque lo más habitual es que estén en bastante mal estado y no siempre por el desgaste propio del uso y del paso del tiempo, sino también por haber estado guardadas durante años en malas condiciones. Además algunas se encuentran muy manipuladas debido a las reparaciones y transformaciones o intentos de transformación que les hicieron sus antiguos propietarios, generalmente con muy poca destreza o delicadeza.

Hasta qué punto influye el estado de conservación en el momento de adquirir una cámara?

  • Influir, siempre influye, pero a mí pocas veces el mal estado de una pieza puede disuadirme de adquirirla si realmente es interesante, simplemente me sirve de argumento para regatear el precio. Después, la cámara que está en malas condiciones la disfruto doblemente, porque invierto las horas que haga falta reparándola y restaurándola. Es un trabajo que me gusta y me entretiene y tengo paciencia, conocimientos y habilidad para hacerlo mínimamente bien. No quiero decir con esto que las que están en mejores condiciones no me interesen.

Has pensado alguna vez en exponer públicamente tu colección?

  • Tengo un proyecto que todavía no he podido realizar. Se trata de exponer las cámaras, junto a una colección de fotos tomadas con cada una de ellas, puesto que todas están en condiciones de trabajar.

Fotografías realizadas por Jordi Fonolleda.

Gloria Corrons
https://planetaselene-com

Un mundo mejor es posible!

Leave a Reply