Celita

Celita comenzaba a inquietarse. Sus ojos, abiertos como platos rastreaban, prácticamente barrían, la habitación. Pero a tenor de la expresión de su rostro, sin éxito. Su inquietud empezó a derivarse hacia una franca

Sigue…Celita